domingo, 15 de julio de 2018

Hemodinámica de la insuficiencia venosa superficial

Hemos de entender el síndrome de insuficiencia venosa superficial como un circuito retrógrado o shunt veno-venoso. Éste se produce debido a la existencia de un punto de fuga (por ejemplo la unión safeno-femoral), un trayecto habitualmente retrógrado, cuya parte visible constituirían las varices y
finalmente un punto de reentrada al sistema venoso profundo (a través de venas perforantes). 

Aunque pueden intercalarse distintos shunts entre el punto de fuga y el punto de reentrada, consideramos como shunt principal el que representa la columna de presión con mayor energía, siendo los otros, shunts secundarios. A su vez, los shunts podrán ser cerrados o abiertos, en función de si la sangre recircula o no a través de los mismos. 

Tipos de shunt: 

  • Tipo 1: El punto de fuga se establece entre el sistema venoso profundo y la safena, (ya sea a nivel del cayado o en alguna perforante). Ello origina una safena retrógrada con reentrada a través de una vena perforante localizada en la propia safena. No existe ninguna colateral interpuesta entre la columna de máxima energia y la reentrada principal. Es un shunt cerrado.


  • Tipo 2: Es aquél cuyo punto de fuga parte de la propia safena. Pueden ser abiertos en el caso de que la colateral desemboque por una perforante al sistema venoso profundo. o cerrados cuando la colateral insuficiente desemboque en la propia safena.


  • Tipo 3: El punto de fuga es del mismo tipo que el shunt tipo 1, existiendo una colateral de safena interpuesta entre la columna de máxima energia y la reentrada principal. Es un shunt cerrado.


  • Tipo 4: Son todos aquellos shunts que no quedarían englobados en ninguna de las categorías anteriores. Básicamente se tratarían de shunts de origen pélvico.