martes, 29 de mayo de 2018

Thyroid Imaging Reporting and Data System (TI-RADS)

En 2017, el Thyroid Imaging and Data System (TI-RADS) Committee of the American College of Radiology (ACR) presentó un nuevo sistema de estratificación de riesgo para la clasificación de los nódulos tiroideos en base a su apariencia ecográfica.  Aplicando un sistema de puntuación basado en 5 características del nódulo (composición, ecogenicidad, tamaño, márgenes, focos ecogénicos), se obtienen cinco niveles diferenciados en función de su grado de sospecha. 

1) Composición: 

- Nódulo quístico o casi completamente quístico (0). 

- Espongiforme (0): los nódulos espongiformes son tratados como benignos, no siendo necesarias más acciones diagnósticas. Es importante recordar que para que un nódulo sea considerado espongiforme, su componente quístico debe alcanzar, al menos, el 50% del volumen del nódulo. 

- Solidoquístico (1).

- Sólido o casi completamente sólido (2). 


2) Ecogenicidad: 

- Anecogénico (0).

- Hiperecogénico o isoecogénico (1): es útil valorar la ecogenicidad del nódulo en diferentes planos del espacio. Discernir entre nódulos ecogénicos o isoecogénicos no es crucial, dado que implican una misma puntuación. Si la presencia de calcificaciones densas no permite determinar la ecogenicidad real, se asumirá que dicho nódulo es iso- o hiperecogénico, sumando la puntuación correspondiente. 

- Hipoecogénico (2).

- Muy hipoecogénico (3): es importante diferenciar los nódulos hipoecogénicos de los muy hipoecogénicos puesto que aportan una puntuación diferente a esta clasificación. Para ello, se compara la ecogenicidad del nódulo con la de los músculos del plano anterior del cuello: serán considerados muy hipoecogénicos aquellos que posean una ecogenicidad menor a los músculos. 


3) Tamaño:

- Más ancho que alto (0).

- Más alto que ancho (3): el hecho de que el nódulo haya crecido más en el plano anteroposterior que en el transverso sugiere que, al hacerlo, ha violado los planos tisulares y, por tanto, es sospechoso. 


4) Márgenes:

- Lisos (0).

- Mal definidos (0)

- Lobulados o irregulares (2): no es importante distinguir entre márgenes lobulados e irregulares pues implican una puntuación equivalente. 

- Extensión extratiroidea (3): aunque este hallazgo es patognomónico de malignidad, no son raros los falsos positivos. El mero abombamiento del nódulo sobre el contorno de la glándula tiroidea no es suficientemente fiable como para confirmar la extensión extratiroidea. La grabación de clips de video puede ser útil de cara a confirmar la fijación del componente extratiroideo del nódulo pese los movimientos del transductor, lo cual es sugestivo de invasión. 


5) Focos ecogénicos: 

- No/ extensos artefactos en cola de cometa (0): los artefactos ecogénicos con artefacto en cola de cometa suelen estar en relación con focos de concreción coloide que no se sugieren malignidad. 

- Macrocalcificaciones (1): >1 mm.

- Calcificación periférica en anillo (2): calcificación periférica o "en cáscara de huevo". Hay que identificar zonas de discontinuidad pues sugieren malignidad. 

- Foco ecogénico puntiforme (3): de tamaño menor o igual a 1 mm.


Con el objeto de ilustrar lo descrito anteriormente, aportamos un calculador online del TI-RADS (http://tiradscalculator.com).


Una vez hemos obtenido una puntuación tras el análisis detallado del nódulo, el siguiente paso será establecer el nivel TI-RADS del nódulo.


CLASIFICACIÓN TI-RADS MODIFICADA

TI-RADS 1 (0 ptos): nódulos benignos.

TI-RADS 2 (2 ptos): Nódulos no sospechosos.

TI-RADS 3 (3 ptos): Grado bajo de sospecha. Se recomienda punción si mide más de 2.5 cm. Si es menor pero mide más de 1.5 cm, se indicará seguimiento.

TI-RADS 4 (4-6 ptos): Grado moderado de sospecha. Se recomienda punción si mide más de 1.5 cm. Si es menor pero mide más de 1 cm, se indicará seguimiento.


TI-RADS 5 (7 o más ptos): Grado alto de sospecha. Se recomienda punción si mide más de 1 cm. Si es menor pero mide más de 0.5 cm, se indicará seguimiento. 

La siguiente imagen es muy ilustrativa de lo expuesto hasta ahora en relación a la clasificación de TI-RADS.



Existe poco consenso en la literatura con respecto al espaciamiento óptimo de las ecografías de seguimiento para los nódulos que no cumplen los criterios de tamaño para la PAAF, ya que las tasas de crecimiento no distinguen de manera fiable los nódulos benignos de los malignos.  Para una lesión TR5, La ACR recomienda controles ecográficos cada año durante 5 años. Para una lesión TR4, los controles deben realizarse a los 1, 2, 3 y 5 años. Para una lesión TR3, se pueden realizar imágenes de seguimiento a los 1, 3 y 5 años. Los controles pueden detenerse a los 5 años si no hay cambios en el tamaño, ya que la estabilidad en ese lapso de tiempo indica de manera confiable que un nódulo tiene un comportamiento benigno. Si el nivel de ACR TI-RADS de un nódulo aumenta durante el seguimiento, la próxima ecografía se debe realizar al año, independientemente de su nivel inicial.



Fuente: 

- Tessler FN, Middleton WD, Grant EG. Thyroid Imaging Reporting and Data System (TI-RADS): A User's Guide. Radiology. 2018;287:29-36.

- Tessler FN, Middleton WD, Grant EG, Hoang JK, Berland LL, Teefey SA, et al. ACR Thyroid Imaging, Reporting and Data System (TI-RADS): White Paper of the ACR TI-RADS Committee. J Am Coll Radiol. 2017;14:587-595.


Artículos relacionados: 


martes, 15 de mayo de 2018

Guía de manejo de los nódulos pulmonares en adultos

Exponemos en la siguiente tabla las recomendaciones de manejo para los nódulos pulmonares según la Fleischner Society.

(Click en imagen para ampliar)



Fuente: MacMahon H, Naidich DP, Goo JM,Soo Lee KS, Leung ANC, Mayo JR, et al. Guidelines for Management of Incidental Pulmonary Nodules Detected on CT Images: From the Fleischner Society 2017. Radiology. 2017; 284: 228-43.