viernes, 27 de octubre de 2017

Recorrido del nervio trigémino

Bien es sabido que para un radiólogo nunca está de más saber anatomía. En esta corta entrada vamos a revisar el recorrido del nervio trigémino (V par craneal) y sus ramas. 

https://reikienargentina.wordpress.com/2017/03/25/biodescodificacion-neuralgia-del-trigemino/

El nervio trigémino emerge en la superficie medio-lateral de la protuberancia. Se trata de un nervio con una raíz sensitiva grande y una raíz motora pequeña. Su ganglio sensitivo (el ganglio semilunar o trigémino) asienta en la caverna trigeminal (caverna de Meckle), en el suelo de la fosa craneal media. Desde la porción distal del ganglio, se divide en una porción oftálmica (V1), en una maxilar (V2) y en una mandibular (V3), que salen del cráneo a través de la fisura orbitaria superior, el agujero redondo y el agujero oval, respectivamente. El nervio oftálmico, y a veces el maxilar, pasa a través del seno cavernoso, antes de abandonar la cavidad craneal. 

No es difícil encontrar webs en internet que hablen con más detalle sobre la anatomía de este nervio. En habla hispana, podemos encontrar esta completa monografía.

En caso de querer estudiar con más profundidad las diferentes estructuras anatómicas que emergen de los diferentes orificios craneales, la tabla comparativa que se muestra en el siguiente enlace puede ser de ayuda.

jueves, 12 de octubre de 2017

Clasificación de Keros

La de Keros es una clasificación sobre la profundidad de la fosa olfatoria, en relación con la altura de la lamela lateral. Dichoreceso olfatorio contiene nervios olfativos y una pequeña arteria. Se distingue tres tipos: 

  • Tipo 1:  profundidad de 1-3 mm (26.3% de la población).







  •  Tipo 2: 4-7 mm (73.3%).
     
     
     
  • Tipo 3: 8-16 mm (0.5%).







El tipo 3 se relaciona con una lámina cribriforme más delgada y que está más expuesta a posibles daños por traumatismo, erosión tumoral, erosión por LCR (hipertensión intracraneal benigna) y cirugía (cirugía nasal local o descompresión orbitaria).

Además de la evaluación de la profundidad de las fosas olfatorias se debe evaluar la presencia de asimetría del techo etmoidal, más comúnmente observada en los pacientes con Keros tipo II, y que representa un aspecto significativo en los estudios tomográficos y debe incluirse en la descripción rutinaria de los informes tomográficos, considerando la implicación significativa de estas estructuras en las cirugías nasales endoscópicas.




Fuente:
- Ale Souza S, Ale de Souza MM, Idagawa M, Borri Wolosker AM, Aron Ajzen S. Computed tomography assessment of the ethmoid roof: a relevant region at risk in endoscopic sinus surgery. Radiol Bras. 2008;41:143-47.

- González Rosado GD, Agüero Miranda E, Alva López LF. Relación de la profundidad y morfología del techo etmoidal por Tomografía Computarizada con patología del seno etmoidal y/o frontal. Anales de Radiología México. 2006;2:147-52.
Radiopaedia.org

domingo, 1 de octubre de 2017

Tipos de demencia II: demencia vascular

- Es uno de los tipos de demencia más frecuentes,a cierta distancia de la Enfermedad de Alzheimer. No obstante, es muy frecuente la coexistencia de ambas. Tanto es así, que es más frecuente que se dé una "demencia mixta" en lugar de una demencia vascular pura.
- Existen dos mecanismos de daño vascular: la patología de "vaso grande" o demencia multiinfarto y la de "vaso pequeño" o subcortical. Por norma general, los infartos del hemisferio izquierdo tienen más importancia de cara al desarrollo de la demencia.
- Clínicamente, es característico el inicio súbito de la demencia con progresión escalonada, asociando alteraciones motoras. La HTA es un factor de riesgo para esta enfermedad, debido a que se relaciona con una aterosclerosis de las arterias perforante que produce una isquemia crónica de la sustancia blanca periventricular.

- Por imagen, va a ser especialmente importante identificar las zonas estratégicas en las cuales un infarto puede ser responsable del deterioro cognitivo y que son: hipocampo, tálamo medial, núcleo caudado y lóbulo parietal derecho. De forma característica, en TC y RM observaremos infartos corticales, lacunares y leucoaraiosis (áreas parcheadas, confluentes, hipodensas en la sustancia blanca periventricular acompañadas de un pseudocrecimiento del sistema ventricular provocado por una disminución en el volumen de la sustancia blanca).

Escala de calificación visual de Fazekas basada en imágenes de TC y MR de un mismo paciente. Grado 1, lesiones focales; grado 2, inicio temprano de lesiones confluentes; grado 3, lesiones confluentes con afectación difusa de un lóbulo, con o sin afectación de las fibras en U subcorticales.

Aunque la RM es una técnica más adecuada para su estudio, se debe contar con una secuencia T2, puesto que la secuencia FLAIR puede pasar por alto los infartos talámicos. Las secuencias T2* con eco de gradiente también son importantes dado que esta es la demencia que asocia mayor incidencia de microsangrados (< 5mm; hasta dos tercios de los casos). 

http://stroke.ahajournals.org/content/42/3/656
  
La angiopatía amiloide se considera una forma cortical de la enfermedad de "pequeño vaso". Se relaciona con la edad y produce una demencia progresiva. Por imagen se manifestará como una hemorragia (causa más frecuente en pacientes normotensos), con microhemorragias y microinfartos corticales, produciendo también una alteración de la señal de la sustancia blanca. 



Fuente: Frisoni G, Scheltens P, Galluzzi S, Nobili F, Fox N, Robert P, et al. Neuroimaging tools to rate regional atrophy, subcortical cerebrovascular disease, and regional cerebral blood flow and metabolism: consensus paper of the EADC. J Neurol Neurosurg Psychiatry. 2003; 74: 1371-81.