sábado, 2 de septiembre de 2017

Sistemática de lectura de una radiografía lateral de raquis cervical

Exponemos de forma breve una propuesta de sistemática para la lectura de la radiografía lateral de raquis cervical.

1. Un protocolo estandar para el estudio de la columna cervical debería incluir no sólo una proyección AP y lateral de la misma, sino también una proyección transoral de la apófisis odontoides. En primer lugar, se debe valorar todos los cuerpos vertebrales cervicales, incluyendo C7 y también T1. Si esto no fuera posible por la interposición de la cintura escapularo la dificultad del paciente para cooperar, se puede optar por realizar una proyección del nadador  o una TC de la columna cervical.

2. Se ha de identificar los espacios intervertebrales, objetivando si existe una disminución o aumento de su altura.

3. Otro aspecto importante que muchas veces es omitido es la valoración de las partes blandas prevertebrales en la radiografía simple. Su grosor no debe ser superior a los 5 mm por delante de las vértebras C1-C3 ni mayor de 20 mm en el resto. 

4. Valoración de la alineación. Para ello, es útil valorar cuatro líneas paralelas que son, de anterior a posterior, la vertebral anterior, vertebral posterior, espinolaminar y espinosa posterior, tal y como se aprecia en la siguiente imagen. 

https://calsprogram.org/manual/volume2/Section10_XraySkills/03-XraySk2CerSpineXrayInterp13.html

5. Evaluación del espacio atloaxoideo, midiendo la distancia entre la cara posterior del arco anterior de C1 y la cara anterior de la apófisis odontoides. Dicho espacio no debe medir más de 3 mm en los adultos y 5 mm en los niños, y su ensanchamiento es sugestivo de una lesión del ligameto transverso del atlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario