miércoles, 27 de abril de 2016

Diagnóstico de bocio por ecografía

http://advantagehomecaremaine.com/if-you-have-a-thyroid-nodule-does-it-mean-cancer/

No es complicado detectar diferencias sustanciales en cuanto al uso de terminología en las ecografías de seguimiento de patología tiroidea realizadas por diferentes radiólogos. En esta entrada vamos a abordar el concepto de bocio, término muy utilizado en ecografía de tiroides pero sobre el que existen ciertas controversias. Con el fin de evitarlas y de que el informe del radiólogo sea más útil al clínico, exponemos algunas de las medidas que pueden ser de utilidad para un diagnóstico ecográfico de esta entidad. No obstante, la ecografía no puede sustituir a una correcta exploración física y valoración clínica, constituyendo sólo una parte más del proceso diagnóstico.

Consideramos que existe bocio cuando se cumple alguna de las siguientes características: 

  • El diametro anteroposterior de los lóbulos supera los 20 mm. 
  • Diámetro anteroposterior del istmo es mayor de 10 mm. 
  • El diámetro longitudinal de los lóbulos es mayor de 60 mm. 
De los expuestos, el diámetro AP es el más preciso puesto que es relativamente independiente de asimetrías de tamaño entre los lóbulos. 

  • Volumen tiroideo mayor de 19 cm3, calculado con la fórmula (Vol tiroideo= 0.5 x diámetro longitudinal máximo x diámetro transverso total x diámetro AP sumado de ambos lóbulos). Esta fórmula también nos permite diagnosticar un tiroides atrófico/dismuido de tamaño cuando exite un volumen menor de 5 cm3.
Estas medidas y fórmulas de referencia deben ser utilizadas con cautela en función del contexto constitucional del paciente. Es aconsejable su utilización en pacientes adultos, no así en aquellos en edad pediátrica. 

En función de las variaciones en relación con el volumen esperable del tiroides, se ha establecido una serie de categorías para clasificarlo: 

I-II: incrementa de menos del 30%. 
III: aumento de volumen entre el 30 y el 50%. 
IV: incremento de más del 50%.

martes, 26 de abril de 2016

Quiste complejo de ovario

http://diariodeunmedicoii.blogspot.com.es/2013/03/quiste-ovario-complejo_28.html

Este artículo va dirigido a los radiólogos nóveles o poco familiarizados con la patología ginecológica que pueden encontrarse con un quiste complejo de ovario al realizar una ecografía pélvica o abdominopélvica en su jornada cotidiana. De ningún modo pretende sustituir al ginecóloco, quien debe ser el encargado de valorar este tipo de lesiones y gestionar su manejo. 

Las pacientes que presentan este tipo de quistes ováricos, caracterizados por la presencia de un componente sólido y quístico, son a menudo alarmados por el hallazgo y su posible potencial maligno. Dicha situación genera un situación emocional delicada en la paciente y un estado de ansiedad en buena manera evitable. 

Los quistes ováricos complejos son generalmente benignos. El riesgo de malignidad es más alto en las mujeres posmenopáusicas, llegando al 0,3% de los casos. Las tres etiologías más frecuentes de quiste complejo en mujeres en edad reproductiva son el quiste dermoide, el endometrioma y el cistoadenoma. Se ha informado de que una degeneración maligna se produce en un pequeño porcentaje de las mujeres con un quiste dermoide y endometrioma. No se ha descrito malignización en el cistoadenoma. 

Fuente: 

domingo, 24 de abril de 2016

Clasificación de las roturas del manguito rotador

Son varios los autores que han propuesto diversas formas de clasificar las roturas de los tendones que componen elmanguito rotador. 

Clasificación de Patte:

Patte propuso una clasificación basada en 5 puntos: 

1. Extensión de la rotura. 
2. Topografía de la rotura en el plano sagital. 
3. Topografía de la rotura en el plano frontal. 
4. Calidad trófica del músculo del tendón desgarrado. 
5. Estado de la cabeza larga del bíceps. 

1. Extensión de la rotura (clasificación artroscópica de Ellman):


Existen diferentes clasificaciones en lo que respecto a la extensión de la rotura. Aportamos como otro ejemplo la clasificación de las roturas del tendón subescapular de Fox y Romeo:
  • Tipo 1: Rotura de espesor parcial. 
  • Tipo 2: Rotura de espesor total de hasta el 25% del tendón.
  • Tipo 3: Rotura de espesor total de hasta el 50% del tendón.
  • Tipo 4: rotura completa del tendón.
Mención especial merece la clasificación de roturas de espesor total de Ellman y Garstman atendiendo a su morfología.

2. Topografía de la rotura en el plano sagital
  • Segmento 1: rotura del tendón subescapular.
  • Segmento 2: rotura del ligamento coracohumeral. 
  • Segmento 3: rotura aislada del tendón supraespinoso. 
  • Segmento 4: rotura completa del supraespinoso y de una mitad del infraespinoso.
  • Segmento 5: rotura completa del tendón supraespinoso e infraespinoso. 
  • Segmento 6: Rotura del subescapular, supraespinoso e infraespinoso. 
 4a. Clasificación del grado de retracción del tendón según Patte:
  • Grado I: menos de 1 cm o hasta la altura del cuello antómico.
  • Grado II: retracción de 1-3 cm o hasta el reborde glenoideo.
  • Grado III: >3 cm o retraído bajo el acromion. 

4b. Clasificación por RM de los grados de atrofia del supraespinoso según Thomazeau:




domingo, 10 de abril de 2016

Separación meniscocapsular

Para entender lo que es la separación meniscocapsular (SMC) y lo que implica, es fundamental conocer la anatomía. Para ello, recomendamos la lectura de los artículos que se exponen en la parte final de la entrada, y en los que se basa este resumen.



S: capa superficial del LLI.
f: grasa interpuesta entre las dos porciones del LLI.
mf: extensión meniscofemoral.
d: capa profunda del LLI. 
C: ligamento coronario o extensión meniscotibial.
m: menisco.
Signos de separación meniscocapsular
- Desplazamiento meniscal relativo a la tibia: se puede observar un desplazamiento medial, posterior o posteromedial. No obstante, este tipo de desplazamiento puede detectarse en las rodillas de individuos sanos,  debido a que los meniscos presentan cierto grado de movilidad en las diferentes posiciones.







- Rotura de la esquina meniscal: Un desgarro que se produce entre el borde exterior del menisco y la cápsula puede tener un pequeño componente en la periferia que puede implicar o bien la esquina superior o inferior del menisco. En estos casos el verdadero componente meniscocapsular de la lesión puede ser más difícil de identificar en las imágenes de RM, mientras que la pequeña extensión en el menisco puede ser más aparente. Aunque la rotura de la esquina meniscal puede estar presente en los casos de SMC, existe una correlación débil puesto que también es observable en roturas complejas con componente periférico.   



- Fluido perimeniscal: cuando el menisco es arrancado de la cápsula, suele aparecer edema y hemorragia en el área lesionada. Esta área de edema puede ser visualizado en la resonancia magnética como una hiperintensidad en T2 a lo largo del borde exterior del menisco. Este signo se correlaciona con la existencia de una SMC . Sin embargo, el edema resuelve con el tiempo y, a continuación, puede ser reemplazado por tejido fibrótico, de baja intensidad de señal en T2 y que es difícil de discernir del menisco y de la cápsula. Por otra parte, la presencia de un componente hemorrágico puede conducir a observar una baja intensidad de señal en las imágenes de RM ponderadas en T2. La mayoría deroturas del LLI se localizan predominantemente en el aspecto proximal del ligamento, mientras que, la separación meniscocapsular se produce adyacente al menisco.

http://pubs.rsna.org/doi/pdf/10.1148/radiology.211.3.r99jn30747

- Irregularidad del margen meniscal: en caso de SMC se puede detectar un margen exterior del menisco interno dentado e irregular.  




Existen más signos como las roturas específicas de las extensiones meniscofemoral o meniscotibial del LLI, cuya valoración es preferiblemente abordable por técnica de RM-artrografía

Fuente: 
- Normal and abnormal medial meniscocapsular structures: MR imaging and sonography in cadavers. De Maeseneer M, Lenchik L, Starok M, Pedowitz R, Trudell D, Resnick D. AJR Am J Roentgenol. 1998; 171:969-76.
- Medial meniscocapsular separation: MR imaging criteria and diagnostic pitfalls. De Maeseneer M, Shahabpour M, Vanderdood K, Van Roy F, Osteaux M. Eur J Radiol. 2002; 41:242-52.


jueves, 7 de abril de 2016

Clasificación de las displasias trocleares

Hoy vamos a abordar los cuatro tipos morfológicos de displasia troclear y, para ello, vamos a revisar la clasificación de Dejour.

TIPO A: morfología conservada de la tróclea pero con un surco de escasa profundidad. 



TIPO B: tróclea plana e, incluso, puede llegar a ser convexa. 



TIPO C: asimetría de las facetas articulares, con la lateral demasiado alta y convexa, y la medial hipoplásica. 



TIPO D: además de las características del tipo C, hay un puente de unión vertical entre las facetas medial y latera.



Fuente: Diederichs G, Issever AS, Scheffler S. MR imaging of patellar instability: injury patterns and assessment of risk factors. Radiographics. 2010;30:961-81.

lunes, 4 de abril de 2016

Roturas meniscales con desplazamiento 2: rotura con colgajo y desplazamiento

Una rotura con colgajo o flap desplazada, es una expresión que describe una rotura meniscal horizontal de segmento corto con fragmentos que pueden estar desplazados hacia el interior de la escotadura o hacia los recesos superior o inferior. Este tipo de rotura es inestable y de gran interés para el cirujano, sobre todo si el desplazamiento es inferior. Esto se debe a que si el fragmento desplazado se encuentra inferior y medial con respecto a la meseta tibial y se extiende profundamente en relación con el ligamento colateral medial, la superficie del menisco puede parecer preservada en artroscopia mientras que el fragmento anormalmente posicionado pasa desapercibido a menos que la integridad del menisco se evalue con un gancho. La detección de los fragmentos es más sencilla en los cortes coronales, aunque puede sospecharse la presencia de una rotura cuando el menisco rectangular normal no se observa en la imagen sagital más periférica, y se aprecia tejido meniscal por debajo del segmento del cuerpo.

Rotura horizontal del menisco medial y flap meniscal desplazado inferiormente.
 
Flap meniscal desplazado inferiormente.
Flap meniscal desplazado inferiormente, visto en cortes sagitales. 

 
Rotura horizontal del menisco interno con flap desplazado al receso meniscotibial


Otras estructuras normales de baja intensidad de la señal, tales como el tendón del semimembranoso, no deben confundirse con los fragmentos meniscales desplazados.

Se detecta un flap meniscal en receso inferior (flecha) y el tenón del semimembranoso (flecha curva)
Fuente: Lecas LK, Helms CA, Kosarek FJ, Garret WE. Inferiorly displaced flap tears of the medial meniscus: MR appearance and clinical significance. AJR Am J Roentgenol.2000;174:161-4.

sábado, 2 de abril de 2016

Signos de rotura del ligamento cruzado anterior

La función del ligamento cruzado anterior (LCA) es impedir el desplazamiento anterior de la tibia con relación al fémur y, en menor medida, controlar en carga la laxitud en varo, en valgo y la rotación. El LCA es un ligamento intraarticular que se inserta, proximalmente en en la porción posterior de la superficie interna del
cóndilo femoral externo para terminar en el área prespinal de la extremidad proximal de la tibia. Se considera que está formado por dos fascículos funcionalmente diferentes, el fascículo ántero-medial (AM) y  el  póstero-lateral  (PL). 

http://klear.com/profile/trauma_modern

 Signos primarios de rotura:

- Curso anormal: el estudio del curso del LCA se basa en el análisis del ángulo de Blumensaat. Para calcular dicho ángulo, antes se ha de trazar la línea de Blumensaat, la cual es la línea imaginaria que atraviesa el techo de la escotadura intercondílea. El ángulo de Blumensaat está constituido con la línea de Blumensaat y una línea imaginaria que recorre la porción distal del LCA. Normalmente, este ángulo tiene vértice superior, aunque cuando existe rotura está horizontalizado y presenta vértice inferior. 

http://radiolopolis.com/radiology-cases/radiology-images-radiology-teaching-files/?func=detail&id=4617

- Intensidad anormal: incremento de señal focal o difuso en el seno del LCA, en secuencias ponderadas en T2.

http://radsource.us/partial-acl-tear/

- Discontinuidad: se define por la presencia de una solución de continudad focal o por la presentación de más de una estructura ligamentosa independiente en el recorrido del LCA. 

http://static.healthcare.siemens.com/siemens_hwem-hwem_ssxa_websites-context-root/wcm/idc/groups/public/@global/@imaging/@ct/documents/
 
Signos secundarios de rotura:

- Contusión ósea: serán sugestivos de rotura del ligamento cruzado anterior los focos contusivos subcorticales que presenten una morfología geográfico o reticular y que afecten al cóndilo externo, al aspecto posterior del platillo tibial externo o a ambos (ver enlace).

- Línea del cruzado posterior: para utilizar esta medida, se debe elegir la imagen sagital en la que mejor representada esté la porción distal del ligamento cruzado posterior. Se traza una línea recta que recorra dicha porción y que se extienda proximalmente hacia el fémur. Se considerará que existe rotura del ligamento en caso de que dicha línea no atraviese la medular de los 5 cm proximales del fémur.

- Ángulo del cruzado posterior: se considera que si el ángulo formado entre la porción proximal y la distal del LCP es menor de 115º, existirá un rotura del LCP con una sensibilidad del 70%.



- Desplazamiento tibial anterior: también conocido como el signo del cajón anterior. Se traza una línea tangente al margen posterior de la corteza del cóndilo femoral lateral y paralela al eje largo de la tibia. Se considera que existe una traslación tibial positiva si existe una separación mayor de 5 mm entre esta línea y la tibia. 


- Descubrimiento del cuerno posterior del menisco externo: Este signo se considera presente cuando al trazar una línea tangente vertical que pase por el margen cortical posterior de la meseta tibial lateral (en las imágenes sagitales) se cruza con cualquier parte del cuerno posterior del menisco externo.


Entrada relacionada: Signos de rotura del ligamento cruzado anterior en radiografía

Fuente: Lee K, Siegel MJ, Lau DM, Hildebolt CF, Matava MJ. Anterior cruciate ligament tears: mR imaging-based diagnosis in a pediatric population. Radiology.1999;213:697-704.