domingo, 25 de octubre de 2015

Anatomía muscular del cuello

Presentamos la imagen de un corte transversal del cuello a nivel del tiroides, con el fin de facilitar el estudio de los componentes musculares en cada compartimento cervical. Dicha información puede ser útil de cara a la localización topográfica de las diferentes lesiones en el cuello. 


http://es.slideshare.net/azanero33/vascularizacion-de-la-cabeza-y-cuello-1479649

Glándula paratiroides

A continuación recomendamos un póster premiado en el congreso nacional de la SERAM del 2014, elaborado por los doctores Elías Cabot E y Seguí Azpilcueta P, del Hospital Reina Sofía de Cordoba. Existen numerosos artículos en revistas internacionales en relación con el tema tratado (estudio radiológico de la paratiroides) pero hemos elegido este póster por su sencillez y practicidad.



Las características ecográficas de los adenomas de paratiroides son:

  • Sólido.
  • Hipoecogénico. 
  • Oval (diámetro mayor orientado en eje craneocaudal).
  • Hipervascular. 
  • Posterior al tiroides. 
  • Mediasl a la carótida.


Para más detalles, es recomendable visitar el siguiente enlace: 

Composición de las urolitiasis en función de su densidad

Presentamos una tabla relacionada con un estudio que intentó dilucidar la capacidad de la TC sin contraste para determinar la composición de las urolitiasis. Saber la naturaleza de dichas litiasis tiene importantes implicaciones de cara a la planificación terapéutica (litotricia extracorporea).



Fuente: 

Shahnani PS, Karami M, Astane B, Janghorbani M. The comparative survey of Hounsfield units of stone composition in urolithiasis patients. J Res Med Sci. 2014;19(7):650-3.

sábado, 24 de octubre de 2015

Evaluación ecográfica del grado de esteatosis

Presentamos un método de gradación de la esteatosis hepática a través de ecografía, el cual fue presentado por la Dra Paula Csendes y cols. Dicho modelo se basa en tres parámetros (la ecogenicidad hepática, la atenuación del haz de ultrasonidos y visualización de la pared de los vasos periportales y del diafragma) y consiguió un valor predictivo positivo del 86%, con un coeficiente de correlación de Spearman del 0.66.



Fuente: 

Csendes P, Paolineli P, Busel D, Venturelli V Rodríguez J. Hígado graso: ultrasonido y correlación anatomopatológica. Revista Chilena de Radiología. 2004; 10 (2): 50-52. 

Ecografía de los isquiotibiales

http://rutinasdetodo.blogspot.com.es/2015/06/los-mejores-ejercicios-para-pierna.html#.VivPYLfhDIU

Con el paciente en decúbito prono, se coloca el transductor en el tercio superior del muslo posterior. En la parte externa, identificamos el nervio ciático y una línea hiperecogénica entre los músculos bíceps femoral y semitendinoso que constituye el tendón común. Es aquí donde se localizan la mayoría de roturas de los isquiotibiales. 

El bíceps femoral tiene dos vientres, una porción corta que se inserta en el fémur distal y otra larga que lo hace en el peroné. 

En la zona más interna del muslo, encontramos el sartorio (anterior) y el músculo recto interno (posterior). Entre estos y el semitendinoso encontramos al músculo semitendinoso. 

Los tipos de lesiones más comunes son la avulsión proximal, la rotura de la unión miotendinosa proximal, de la unión miotendinosa en la mitad superior (tendón conjunto) y de la unión miotendinosa inferior de alguna de las cabezas del bíceps femoral. 

Lesiones óseas líticas X (Encondroma)

http://osteomuscular.com/TUMORES/condroencond.html

El encondroma es un tumor relativamente frecuente que se origina a partir del cartílago, pudiendo, por tanto, aparecer en cualquier hueso. Su pico de incidencia se da entre los 10 y los 30 años y constituye el 10-30% de los tumores óseos.

Existe un síndrome en el que aparecen encondromas múltiples, el síndrome de Ollier, el cual no es hereditario. Cuando la encondromatosis múltiples se asocia a múltiples hemangiomas de partes blandas, estamos ante el síndrome de Maffucci, el cual tampoco es hereditario y presenta riesgo de malignización de los encondromas (a diferencia del síndrom de Ollier).

En cuanto a la localización, la mayoría de los encondromas se encuentran en la cavidad medular de los huesos tubulares. El 50% se ubican en los pequeños huesos tubulares de manos y pies. Es habitual visualizarlos en la metáfisis, siendo posible detectarlos también en la diáfisis. En cambio, si visualizamos una lesión condroide en la epífisis, se debe pensar en el condrosarcoma en primer lugar. A grandes rasgos, los encondromas pueden ser centrales/excéntricos y expansivos/ no expansivos.

Hallazgos radiológicos:

Rx y TC:

- Zona de transición estrecha.
- Festoneado endosteal leve
- Expansión de la corteza suprayacente pero sin fractura de la misma.
- Posibles calcificaciones condroides, salvo cuando se localizan en las falanges.
- No reacción perióstica ni masa de partes blandas.

RM:

Se presentan como masas bien circunscritas, a veces lobuladas, que sustituyen la médula.

- T1: iso o hipointensos.
- T2: hiperintensas (salvo las regiones calcificadas).
- Contraste: captación variable. No obstante, el patrón de captación es indistinguible del condrosarcoma.

Medicina nuclear:

En ocasiones puede detectarse un aumento de la captación en la gammagrafía ósea.

Complicaciones

- Fracturas patológicas. 

- Malignización (a condrosarcoma de bajo grado).

Diagnóstico diferencial:

- Infarto óseo: A diferencia del encondroma, el infarto óseo tiene un borde bien definido, esclerótico y serpinginoso. Otro hallazgo diferencial es la presencia de festoneado endosteal, no presente en el infarto óseo pero sí en el encondroma. 

- Condrosarcoma: en este caso, el diagnóstico es prácticamente imposible. Los hallazgos radiográficos son menos fiables que la clínica. Es decir, la presencia de dolor en un paciente con un encondroma debe hacer dudar del diagnóstico e indica la exploración quirúrgica. Otro hallazgo incompatible con encondroma es la periostitis. En RM, la presencia de masa de partes blandas y de edema óseo (hiperintenso en T2) son sugestivas de malignidad. En cuanto a la histología, su estudio no permite diferenciar ambas lesiones, por lo que la biopsia de los encondromas no suele estar indicada.


Fuente: 

 - Helms C. Lesiones que no hay que tocar. En: Helms C. Fundamentos de radiología del esqueleto. Madrid. Ed. Marban. 1993.

domingo, 4 de octubre de 2015

Ecografía de codo

A continuación presento la sistemática que utilizo para la exploración ecográfica del codo, aportando ilustraciones de diferentes fuentes. La exploración puede ser mucho más detallada pero esta entrada sólo pretende ser una introducción para los radiólogos con poca experiencia en el campo de la ecografía musculoesquelética y sin un equipo de alta gama, siendo por tanto, una versión simplificada de un tema complejo. Asimismo, no existe una sola forma de colocar al paciente. 


CODO LATERAL:

Con el codo en extensión y supinación, se desplaza el transductor lateralmente para obtener imágenes en sagital y axial, identificando el tendón extensor común de los dedos (CEM), el complejo extensor radial del carpo (CE) y los músculos braquiradial (BRR) y el tendón del bíceps (B), sin olvidar detectar el capitelum y de la articulación radiocondílea. El CEM se oberva hiperecogénico, adherido a la superficie ósea. Con la flexión del codo se puede lograr una mejor valoración de la articulación y del pliegue sinovial húmero-radial. 

Anatomía codo lateral



Imagen 1 compartimento lateral


Imagen 2 compartimento lateral

CODO ANTERIOR:

Desplazamos mediamente el transductor hasta colocarnos en el compartimento anterior del codo, siendo necesario detectar la inserción del tendón distal del bíceps (B) en la tuberosidad radial, pasando sobre el músculo braquial (BR). Se debe colocar el transductor inicialmente en axial para, una vez localizado el tendón, pasar a un plano oblícuo que identifique el eje axial del tendón. También se debe observar el tendón braquial con su inserción cubital y el pronador redondo (PT).

Ecografía del compartimento anterior
Imagen 1 compartoimento anterior

Imagen 2 compartimento anterior

COMPARTIMENTO MEDIAL:

Proseguimos con el brazo en extensión y en rotación externa. Se ha de identificar el tendón flexor común insertándose en el epicóndilo medial. A diferencia del CEM, es más corto y grueso. 

Ecografía del compartimento medial

Imagen 1 compartimento medial

COMPARTIMENTO POSTERIOR:

Se coloca el codo en flexión de 90º. Se debe explorar el tendón del tríceps (TBR) desde su unión musculotendinosa hasta su inserción olecraneana. Hay que identificar la fosa olecraneana (FP) con el objetivo de detectar derrames. 

Posición ecografía compartimento posterior

Posición alternativa en compartimento posterior

Imagen 1 compartimento posterior


Fuente:
- Barr LL, Babcock DS. Sonography of the normal elbow. AJR Am J Roentgenol. 1991;157:793-8.
- Konin GP, Nazarian LN, Walz DM. US of the elbow: indications, technique, normal anatomy, and pathologic conditions. Radiographics. 2013;33:125-47.