domingo, 13 de septiembre de 2015

Lesiones óseas líticas IX (Fibroma no osificante)

FOG MACHINES:

F: fibrous dysplasia or fibrous cortical defect (FCD)
O: osteoblastoma
G: giant cell tumour (GCT)
M: metastasis(es)/myeloma
A: aneurysmal bone cyst (ABC)
C: chondroblastoma or chondromyxoid fibroma
H: hyperparathyroidism (brown tumour)
I: infection (osteomyelitis)
N: non-ossifying fibroma (NOF)
E: enchondroma or eosinophilic granuloma (EG)
S: simple (unicameral) bone cyst



Fibroma no osificante

El fibroma no osificante es una de las lesiones óseas que con más frecuencia se puede encontrar un radiólogo. Se puede encontrar hasta el 30-40% de los niños, aunque involuciona con la edad, siendo difícil encontrarlo después de los 30 años. Se diferencia del defecto cortical fibroso por un criterio de tamaño, siendo los fibromas más grandes (>2 cm). Ambas lesiones se encuadran dentro del término fibroxantoma, que hace alusión a la naturaleza histológica de la lesión.

Se trata de lesiones benignas, asintomáticas, y que suelen localizarse en la cortical de las metáfisis de los huesos largos.



Radiografía simple:

- Lesión bien delimitada.
- Radiolucencias asimétricas.
- Base cortical con borde discretamente escleroso.
- La lesión puede ser multiloculada. 



TC: se considera superior a la radiografía simple y a la resonancia magnética de cara a definir los límites de la lesión.

http://www.orthopaedicsone.com/display/Images/Non-Ossifying+Fibroma+Radiology



RM

El aspecto en RM es variable y depende de la fase de desarrollo/ involución en la que se encuentre la lesión.


- T2: 
  • Inicialmente, el fibroma no osificante presenta una señal intermedia o alta en esta secuencia. Se observa una hipointesidad periférica en relación con la esclerosis ósea. 
  • Con el paso del tiempo, la lesión pierde señal en T2, para terminar siendo hipointensa en todas las secuencias. 

Medicina nuclear:

Generalmente, los fibromas no osificantes no presentan zonas hipermetabólicas. Sin embargo, puede existir una hiperemia leve y una captación ósea moderada durante la fase de cicatrización, debiéndo descartare en estos casos el diagnóstico de una fractura superpuesta. 



Fuente: 

 - Helms C. Lesiones que no hay que tocar. En: Helms C. Fundamentos de radiología del esqueleto. Madrid. Ed. Marban. 1993.