lunes, 25 de mayo de 2015

Displasia congénita de cadera (ángulos)

http://osteomuscular.com/MEDIDAS/minferior.html

Según Graf, la morfología de la articulación y los ángulos formados por el acetábulo y el labrum con el íleon permiten diagnosticar la displasia congénita de cadera.


  • Ángulo alfa: formado por la línea del acetábulo con el íleon. Refleja la profundidad del acetábulo. Es normal si es mayor o igual a 60º.



  • Ángulo beta: formado por labrum y el íleon. Refleja la cobertura labral. Es normal si es menor de 55º.



Fuente: Graf R. The diagnosis of congenital hip-joint dislocation by the ultrasonic Combound treatment. Arch Orthop Trauma Surg. 1980;97 (2): 117-33.

lunes, 18 de mayo de 2015

Lesiones óseas líticas VIII (osteomielitis)

FOG MACHINES:

F: fibrous dysplasia or fibrous cortical defect (FCD)
O: osteoblastoma
G: giant cell tumour (GCT)
M: metastasis(es)/myeloma
A: aneurysmal bone cyst (ABC)
C: chondroblastoma or chondromyxoid fibroma
H: hyperparathyroidism (brown tumour)
I: infection (osteomyelitis)
N: non-ossifying fibroma (NOF)
E: enchondroma or eosinophilic granuloma (EG)
S: simple (unicameral) bone cyst



Osteomielitis

El término "osteomielitis" se refiere a la inflamación del hueso, la mayoría de las veces debido a una infección, típicamente bacteriana. Otras causas menos frecuentes de osteomielitis son la tuberculosa, la sifilítica y la fúngica. 

Aunque la osteomielitis puede aparecer a cualquier edad y pese a que no existen factores de riesgo específicos, esta patología es especialmente frecuente en el intervalo de edad de 2-12 años, siendo tres veces más frecuente en los varones.

Existen cuatro posibles vías de diseminación a través de las cuales las estructuras óseas terminan siendo infectadas: hematógena, por contigüidad, por inoculación directa o infección postquirúrgica. 

Sólo se consigue aislar el microorganismo culpable de la infección en menos de la mitad de los casos, siendo el más frecuentemente aislado, con mucho, el Staphylococcus Aureus. 

La localización del foco de osteomielitis varía con la edad, en la medida en que lo hace el aporte sanguíneo. Por tanto, en los neonatos la localización más frecuente es la metáfisis y la epífisis, mientras que en los niños es la metáfisis*, siendo la zona más afectada en los adultos la epífisis y el hueso subcondral. 

Por norma general, la osteomielitis tiene un aspecto radiológico variable, pudiendo aparecer en distintas localizaciones del hueso y asociada a diferentes hallazgos de imagen. Existen algunos hallazgos que nos pueden hacer pensar en su diagnóstico pero que no específicos:

1. Cuando alcanza una superficie articular, la superficie adyacente va a estar invariablemente afectada, mostrando pérdida del cartílago articular, derrame o ambos hallazgos. 

2. Cuando aparece un margen esclerótico en la infección, éste suele ser grueso y mal definido, o borroso en su porción más externa. 

3. El secuestro óseo debe hacer pensar en la osteomielitis siempre. Las únicas lesiones en las que se ha descrito son el granuloma eosinófilo y el fibrosarcoma. Por desgracia, en la mayoría de la infecciones óseas no existe secuestro. 

  
Absceso de Brodie

Radiografía simple:

- Osteopenia focal/ lisis focal del hueso. 
- Pérdida de la arquitectura trabecular del hueso. 
- Reacción perióstica.
- Scalloping endosteal. 
- Aposición de hueso neoformado.
- Esclerosis periférica eventual.



TC: se considera superior a la radiografía simple y a la resonancia magnética de cara a definir los límites de la lesión y en el diagnóstico del secuestro y del involucro óseo. 



RM:

La técnica más sensible para detectar las lesiones de partes blandas y la afectación articular. 

- T1:

  • El componente líquido de la lesión presenta un señal baja o intermedia. 
  • La porción de médula ósea adyacente a la lesión presenta una señal menor a la normal, debido al edema. 
  • Destrucción ósea cortical. 
  • Tras la introducción de contraste, se objetivará un realce de la médula ósea afecta, de los bordes del absceso de Brodie, del periostio y de las colecciones en partes blandas adyacentes. 
- T2: 
  • Hiperintensidad debido al edema de médula ósea. 
  • Elevada señal en las colecciones fluidas. 



Medicina nuclear:

Para la detección de los focos de osteomielitis se ha utilizado diferentes radioisótopos como el Tc99m, el In111 y el Ga67.


*Estudios recientes han documentado que la osteomielitis puede afectar ambos lados de la fisis en la población pediátrica. Más información.



Fuente: 

 - Helms C. Lesiones que no hay que tocar. En: Helms C. Fundamentos de radiología del esqueleto. Madrid. Ed. Marban. 1993.

viernes, 8 de mayo de 2015

Posiciones del apéndice vermiforme


- Retrocecal: La posición más frecuente (65%).

- Pélvica:30 %.

- Subcecal: 5 %. 

- Preileal: 2 %.


- Retroileal: <1 %.