martes, 10 de febrero de 2015

Lesiones óseas líticas V (Condroblastoma)

FOG MACHINES:

F: fibrous dysplasia or fibrous cortical defect (FCD)
O: osteoblastoma
G: giant cell tumour (GCT)
M: metastasis(es)/myeloma
A: aneurysmal bone cyst (ABC)
C: chondroblastoma or chondromyxoid fibroma
H: hyperparathyroidism (brown tumour)
I: infection (osteomyelitis)
N: non-ossifying fibroma (NOF)
E: enchondroma or eosinophilic granuloma (EG)
S: simple (unicameral) bone cyst


Condroblastoma:

Los condroblastomas son son lesiones cartilaginosas benignas y relativamente infrecuentes. Suelen ser muy fáciles de distinguir puesto que casi siempre se localizan en la epífisis de huesos largos. Se dan de forma casi exclusiva en pacientes menores de 30 años. En un 40-60% de los casos presentan calcificaciones.

El diagnóstico diferencial para lesiones osteolíticas epifisarias en menores de 30 años son: infección (la más común), condroblastoma y tumor de células gigantes. 

También podemos incluir al granuloma eosinófilo o al quiste óseo aneurismático en caso de que se trate de una lesión expansiva. Si tiene más de 40 años, no se puede descartar que se trate de una metástasis o de un mieloma.

Los huesos del carpo, tarso y rótula tienen la misma consideración que la epífisis de los huesos largos a efetos prácticos, por lo que aplicaremos el mismo diagnóstico diferencial. 

Los quistes subcondrales o geodas también deben ser incluidos, aunque sólo pensaremos en este diagnóstico cuando exista alguno de los siguientes procesos asociados: 
- Enfermedad degenerativa articula.
- Artritis reumatoide. 
- Seudogota. 
- Necrosis avascular.


Radiografía simple:

Lesión ósea lítica bien definida con bordes lisos o lobulados, con un fino anillo esclerótico. Calcificaciones internas en torno a la mitad de los pacientes. Derrame articular en meos de un tercio de los pacientes.


TC:

Hallazgos similares a la radiografía de tórax pero con mejor delimtación de la lesión y de su relación con la articulación. Se detecta una reacción perióstica en el 50% de los casos. Más sensible para valorar las calcificaciones internas y las disrupciones de la cortical. Se puede visualizar scalloping endosteal.


http://www.hsp.epm.br/dorto-onco/livro/tumor4p5.htm
 

RM:

Exploración ideal para demostrar el edema óseo. También es muy útil para detectar la extensión de la lesión más allá de la cortical y a través de la metáfisis.

T1: señal baja o intermedia.

T2: señal inermedia o alta.

Pueden observarse niveles líquido-líquido, presumiblemente debido a la coexistencia de un quiste óseo aneurismático.


Medicina nuclear:

Acumulación intensa de radioisótopo debido a la hipervascularización.


Fuente: 

 - Helms C. Lesiones que no hay que tocar. En: Helms C. Fundamentos de radiología del esqueleto. Madrid. Ed. Marban. 1993.

- radiopaedia.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario