martes, 23 de septiembre de 2014

Tipos de de hidrocefalia

http://190.242.118.218:8090/educativo/neurocirugia/new-page/el-encefalo.html


Existe una primera división que separa las hidrocefalias en: 

- Congénita: alteraciones patológicas del tubo neural durante la tercera y cuarta semana de vida embrionaria. Lleva a un aumento de la presión intracraneal por incremento del líquido cefalorraquídeo (LCR) ventricular, sin que ello conlleve siempre la presencia de macrocefalia.

- Adquirida


Dependiendo de la velocidad de instauración:

- Aguda: puede acompañarse de herniación cerebral.

- Crónica: de instauración progresiva.


En función de su fisiopatología, también se puede clasificar en: 

- Comunicante: ocurre cuando el flujo de LCR se ve dificultado después de salir de los ventrículos al espacio subaracnoideo, mientras que es normal cuando circula a través de éstos. El aumento de LCR en los ventrículos se produce por un aumento en la producción de éste o, lo que es más frecuente, debido a una disminución de su reabsorción. En el segundo caso, se relaciona con una fibrosis en las vellosidades de Pacchioni debida, usualmente, a procesos inflamatorios o hemorrágicos previos en las meninges.

- No comunicante: llamada también hidrocefalia obstructiva. Se produce debido a un bloqueo del flujo del LCR en las vías estrechas que conectan los ventrículos. La causa más frecuente es la estenosis del acueducto de Silvio, de origen congénito, aunque también se puede dar en la malformación de Arnold-Chiari y en relación con la compresión producida por tumores localizados en estructuras vecinas (troncoencéfalo, cerebelo, etc).

Existen otros tipos de hidrocefalia que escapan de esta clasificación: la hidrocefalia ex vacuo y la normotensiva. La ex vacuo se da tras un accidente cerebrovascular, produciéndose un contracción del tejido cerebral que tracciona del ventrículo adyacente, aumentando su calibre. La hidrocefalia normotensiva, también denominada hidrocefalia crónica del adulto, ocurre fundamentalmente en ancianos y en muchos casos es secundaria a traumatismos, hemorragias cerebrales o cirugías intracraneales. No se conoce su causa exacta pese a existir diferentes teorías para explicar su génesis. Se asocia a clínica de demencia, incontinencia de esfínteres y alteraciones en la deambulación. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario