sábado, 6 de septiembre de 2014

Detection and staging of chondromalacia patelae: relative eficacies of conventional MR imaging, MR arthrography, and CT arthrography

Presentamos un artículo clásico que revisa como se ven los distintos grados de condromalacia en RM, RM artrografía y en TC. 

El cartílago en la rótula es un amortiguador natural. El uso excesivo, traumatismos u otros factores pueden llevar a una condición conocida como condromalacia rotuliana, un término genérico que indica daño en el cartílago en la rótula. Clínicamente sería más correcto referirse a la condromalacia como síndrome de dolor patelo-femoral.

La condromalacia se puede dividir en 4 grados por resonancia magnética, según la clasificación modificada de Outerbridge, ideada inicialmente para la artroscopia.

Grado I:
Se produce un reblandecimiento y edema del cartílago articular. 
En secuencia de densidad protónica con saturación grasa de la RM, se observará áreas focales de hiperintensidad con contornos regulares en el cartílago.


Artrografía RM T1 en la que se observa fibrilación del cartílago patelar (flecha)


Grado II
El cartílago se empieza a fragmentar, mostrando fisuras.
En RM artrografía se detectará paso de contraste a través de las fisuras originadas. Irregularidad en los contornos.





Grado III
Pérdida de grosor del cartílago, adoptando una apariencia de carne de cangrejo.
En RM artrografía se constata la pérdida de espesor del cartílago, apareciendo ulceraciones focales que se rellenan de contraste. 





Grado IV
Aquí ya existirá una destrucción del cartílago que producirá la exposición del hueso subcondral. 

En RM se observará una pérdida completa de grosor del cartílago en algunas áreas, con cambios reactivos en el hueso subcondral subyacente. 







Fuente: Gagliardi JA, Chung EM, Chandnani VP, Kesling KL, Christensen KP, Null RN, Radvany MG, Hansen MF. Detection and staging of chondromalacia patelae: relative eficacies of conventional MR imaging, MR arthrography, and CT arthrography. AJR Am J Roentgenol. 1994 Sep;163(3):629-36.

No hay comentarios:

Publicar un comentario