martes, 8 de julio de 2014

Principios básicos de RM (IV)

http://www.startradiology.com/the-basics/mri-technique/



Secuencia T1

Manipulando ciertos parámetros como son el tiempo de eco (TE) o el tiempo de repetición (TR) se puede conseguir un contraste diferente entre los tejidos o, dicho de otra manera, se puede conseguir una potenciación en T1, T2 o densidad protónica. 

Es decir, las imágenes potenciadas en T1 se obtienen usando un TR y un TE cortos. Al utilizar TE cortos, la información se adquiere antes de que se produzca la relajación transversal. Esto hace que las diferencias en la magnetización longitudinal en los tejidos sean las que traduzcan unas diferencias de intensidad entre los tejidos en la imagen de resonancia.   

En la secuencia T1, estructuras con tiempos de relajación longitudinal muy cortos, como la grasa, presentan una señal hiperintensa en T1. Por el contrario, el agua, al tener un tiempo de relajación longitudinal largo, se mostrará hipointensa en T1. 

Las secuencias T1 suelen ser mejores para valorar la anatomía. 


Secuencia T2:

Las imágenes de resonancia potenciadas en T2 se obtienen usando un TR y un TE largos. Se emplean TR largos, con lo que se consigue que los tiempos de relajación longitudinal se igualen, eliminando el efecto T1. También se utiliza TE largos para obtener la información una vez que ya se ha iniciado la relajación transversal. Las diferencias en el tiempo de relajación transversal entre los tejidos corresponderán con las diferencias de intensidad en la imagen. El agua presenta un tiempo de relajación transversal largo (hiperintensa en T2), mientras que el de la grasa es corto (hipointensa en T2).
Como la mayoría de procesos patológicos dan un incremento de la saturación de agua en los tejidos, se dice que esta secuencia es mejor a la hora de detectar patología. 



Secuencia de densidad protónica:

Para esta secuencia se utiliza un TR largo, que hace que los tiempos de relajación longitudinal se igualen (minimizando el efecto T1) y un TE corto, lo que produce que la información se adquiera antes de que se produzca la relajación transversal (minimizando el efecto T2). Por tanto, las diferencia de intensidad entre los tejidos se corresponderán con la diferencia en la densidad de protones en el núcleo de las moléculas de hidrógeno para cada tejido. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario