martes, 4 de marzo de 2014

Multimodality imaging of neoplastic solid lesions of pancreas (II)

Técnicas de estudio:

Tomografía computada

Para la valoración diagnóstica de las neoplasias pancreáticas, la TC de alta resolución es la técnica de referencia. Se realizará un estudio de dos fases: una arterial y otra portal. La arterial nos permitirá una optima visualización del tumor y de las arterias peripancreáticas. Aquí se producirá el máximo contraste entre el tumor (hippovascular) y el parénquima pancreático normal. La fase portal es adecuada para la detectar enfermedad metastásica en el hígado y para evaluar las venas peripancreáticas. 

Los tumores de la cabeza del páncreas pueden producir una dilatación del cónducto colédoco y del Wirsung, produciendo el signo del "doble ducto". La atrofia de la parte del páncreas proximal al tumor se puede observar en la obstrucción crónica. 

La aparición de densidades de partes blandas alrededor del páncreas, con pérdida del plano graso perivascular denota una invasión vascular por el tumor. Si la neoplasia abarca más del 50% de la circunferencia de un vaso determinado, se puede decir, con una sensibilidad del 84% y una especificidad del 98%, que existe una invasión vascular. Otros signos sugestivos de esto son la deformidad delos vasos (un ejemplo de ello es el signo de la "lágrima" en la vena mesentérica superior), la trombosis y el desarrollo de vasos colaterales. 

La degeneración quístico-necrótica es un hallazgo infrecuente en el adenocarcinoma, sólo detectado en el 8% de los casos. 

Los órganos donde se localizan más frecuentemente las metástasis por adenocarcinoma de páncreas son el hígado y el peritoneo. 

Para el diagnóstico de adenocarcinoma de páncreas la TC tiene un precisión del 85-95%, un valor predictivo positivo del 89-100% para la irresecabilidad y un valor predictivo negativo del 45-79% para la resecabilidad. 


Resonancia Magnética

El adenocarcinoma es hipointenso en T1 e hiperintenso en T2, secundariamente a su naturaleza fibrótica. Como en la TC, este tumor hipovascular realza menos que el parénquima adyacente, aunque se puede encontrar un anillo peritumoral hipercaptante. La precisión de la RNM en la detección y estadiaje de la neoplasia de páncreas es del 90-100%.


Eco-endoscopia:

Esta técnica es útil para clarificar hallazgos dudosos en TC o RNM. Ha demostrado ser más sensible en la detección del adenocarcinoma, con respecto a la TC y más precisa en el estadiaje tumoral. No obstante, es una técnica altamente operador-dependiente y tiene una curva de aprendizaje con mucha pendiente.

PET

El tejido tumoral pancreático tiene una alta actividad metabólica para el principio 2- fluoro-2-deoxi-D-glucosa (FDG), lo que determina una mayor captación del radioisótopo por los tejidos patológicos. El mayor impacto de esta técnica se debe a su capacidad para la detección de pequeñas metástasis (menores de 1 cm), donde supera a las técnicas mencionadas anteriormente. Por contra, la aparición de falsos positivos y falsos negativos con relativa frecuencia representa una de las limitaciones más importantes de esta prueba diagnóstica.  


FDG PET/ TC, donde se aprecia una zona hipermetabólica (flecha) en relación con adenocarcinoma de páncreas. 




Fuente: Low G, Panu A, Millo N, Leen E. Multimodality imaging of neoplastic solid lesions of pancreas. Radiographics. 2011;31(4): 993-1015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario