lunes, 9 de diciembre de 2013

Características de las hemorragias intracraneales espontáneas en TC y RM.

Artículo que aborda las bases neurobiológicas de la evolución natural de los hematomas intracraneanos, revisando también sus características de imagen en TC y RM, en función de su estadio evolutivo y de su naturaleza benigna y maligna. Nosotros nos centraremos en la parte de imagen aunque no está de más conocer el correlato neurobiológico asociado.

La hemorragia intracraneal es una patología relativamente frecuente, ya que corresponde a casi el 30% de los accidentes vasculares cerebrales, de los cuales el 25% son hemorragias intraparenquimatosas y el 5 subaracnoideas. 

1. H. hiperagudo ( primeras 6 horas):

- TC: coágulo con aumento de densidad con respecto al parénquima cerebral adyacente (40-50 UH), dado por la presencia de la proteína hemoglobina. En pacientes anémicos, el hematoma puede ser isodenso con respecto al parénquima. 

- RM: la oxihemoglobina no produce una alteración significativa de la señal de la sangre, por lo que el hematoma es isointenso en T1 e hiperintenso en T2 (ver imagen 1).

Imagen 1
2. H. agudo (del 1º al 3º día):

- TC: caída de densidad de aproximadamente 1,5 UH/día debido a la degradación de la hemoglobina desde la periferia hacia el centro del hematoma. El hematoma va perdiendo tamaño y presenta bordes menos marcados.

- RM: organización del coágulo sanguíneo con fibrina en su interior. Reparación de la barrera hematoencefálica (BHE) y neoformación vascular. La deoxihemoglobina es la molécula dominante en esta fase, lo que justifica que el hematoma sea levemente hipointenso en la secuencia ponderada en T1 y de muy baja señal en T2 con edema de alta señal en la periferia (Ver imagen 2).

Imagen 2.
3. H. subagudo precoz (del 4º al 7º día):

- TC: caída de densidad de aproximadamente 1,5 UH/día debido a la degradación de la hemoglobina desde la periferia hacia el centro del hematoma. El hematoma va perdiendo tamaño y presenta bordes menos marcados.

- RM: el coágulo se encuentra organizado y continua la reparación de la BHE. Se produce la oxidación de la deoxihemoglobina, transformándose en metahemoglobina, la cual es una sustancia paramagnética, por lo que produce un aumento significativo de la señal en las secuencias T1. Habrá baja señal en T2 debido tanto al efecto paramagnético como por la susceptibilidad magnética de la hemoglobina (Ver imagen 3). 

Imagen 3.
4. H. subagudo tardío ( del 8º al 14º día):

- TC: caída de densidad de aproximadamente 1,5 UH/día debido a la degradación de la hemoglobina desde la periferia hacia el centro del hematoma. El hematoma va perdiendo tamaño y presenta bordes menos marcados.

- RM: comienza la desintegración del coágulo sanguíneo y el hematoma comienza a transformarse en una laguna con detritos celulares en su interior. Comienza la lisis de los hematíes, con lo que la metahemoglobina se encuentra fuera de los mismos. Ésta produce un efecto paramagnético que en las secuencias ponderadas en T1 justifica una hiperintensidad. No obstante, la dilución de la misma en el contenido líquido del hematoma produce una pérdida de dicho efecto paramagnético, por lo que en imágenes en T2 el hematoma es hiperintenso (Ver imagen 4). 

Imagen 4. 
5. H. crónico (>14 días):

- TCcaída de densidad de aproximadamente 1,5 UH/día debido a la degradación de la hemoglobina desde la periferia hacia el centro del hematoma. El hematoma va perdiendo tamaño y presenta bordes menos marcados. Un hematoma de mediano tamaño se hace isodenso con respecto al parénquima cerebral vecino en unos 30 días. Después del mes, se observa una lesión hipodensa que va disminuyendo de tamaño, hasta dejar una pequeña cicatriz de baja densidad, que va disminuyendo de tamaño, produciendo, a veces, pequeñas calcificaciones. 

- RM: el hematoma comienza a disminuir de tamaño paulatinamente, contrayéndose y terminando, muchas veces, como una estría lineal en el parénquima cerebral. El edema disminuye hasta desaparecer. Es importante conocer que los fenómenos de degradación no son simultáneos en todo el hematoma, debido a que suele poseer un centro hipóxico y una periferia mejor oxigenada. Es por ello que se puede encontrar hematomas en etapa aguda en su centro pero subaguda en la periferia. Incluso es común encontrar un anillo de hemosiderina hiperintenso en imágenes T2 gradiente en la periferia (Ver imagen 5).

Iamgen 5.
Llegado a este punto, no debe conformarse con el resumen. Se recomienda encarecidamente leer el artículo original por su riqueza docente. 

Fuente: Gálvez M, Bravo E, Rodríguez P, Farías M, Cerda J. Características de las hemorragias intracraneales espontáneas en TC y RM. Revista Chilena de Radiología. Vol. 12 Nº 4 , año 2006; 12-25.

No hay comentarios:

Publicar un comentario