jueves, 15 de noviembre de 2012

Anatomía radiológica del espacio subaracnoideo: Las cisternas. Revisión.



Presentamos un artículo muy ameno sobre la anatomía de las cisternas de la base. Se recomienda recurrir al artículo original y sus ilustraciones para una mejor comprensión del tema. 

El estudio de las cisternas basales es de gran interés, ya que contienen mayor cantidad de líquido cefalorraquídeo que todo el sistema ventricular; además, por su interior transcurren importantes vasos y estructuras nerviosas. Posee un agujero mediano y otros laterales, gracias a los cuales se comunica con los ventrículos. Partiendo de un punto de vista didáctico, las cisternas se pueden clasificar en:

I. Fosa posterior.
II. Perimesencefálicas.
III. Retrotalámicas, del velo interpuesto y del cuerpo calloso.
IV. Supraselares.
 

 


 Cisternas de la fosa posterior: 
- Bulbar o medular: entre la cara anterior del bulbo raquídeo y la cara posterior de la apófisis basilar. Se continua hacia abajo con el espacio subaracnoideo de la médula espinal y hacia arriba con la cisterna pontina. Dentro de las estructuras que contiene, encontramos a las arterias vertebrales y cerebelosas posteroinferiores, además de los pares craneales IX , X, XI y XII.

- Pontina: continuación hacia arriba de la cisterna bulbar (entre la cara anterior de la protuberancia y la cara posterior del clivus y el dorso selar. A los lados se comunica con las cisteranas pontocerebelosas y arriba con la interpeduncular. Puede ser recorrida por la arteria basilar. 

- Pontocerebelosa: a los lados. Delimitada por el ángulo pontocerebeloso y el extremo anterolateral del hemisferio cerebeloso ipsilateral, por un parte, y el peñasco, base del cráneo y tentorio cerebeloso, por la otra. Se comunica con la cisterna ambiens a través de la incisura tentorial, y con el IV ventrículo, a través del agujero lateral. Puede contener a los pares craneales V, VI, VII, VIII, IX, X y XI, al nervio intermediario de Wrisberg.

- Magna o cerebelomedular: sus límites son la parte posterior de la médula cervical y del cerebelo, la escama occipital, así como la porción inferior del bulbo raquídeo. Se comunica por delante con la cisterna bulbar y el IV ventrícul, a través del agujero mediano. Contiene las amígdalas cerebelosas y las arterias cerebelosas posteroinferiores.

- Cerebelosa o vermiana posterior: sobre la cara superior y medial de los hemisferios cerebelosos. Se comunica por delante con la cisterna cuadrigeminal y hacia los lados, con las cisternas pontocerebelosas. 


Cisternas perimesencefálicas:
- Interpeduncular: limitada por detrás por los pedúnculos cerebrales; por abajo se relaciona con el dorso selar y los tubérculos mamilares. El tuber cinereum y el infundíbulo la la acotan por delante. Por ella pasan las arterias, basilar, cerebrales posteriores y cerebelosas superiores, así como el III par craneal. 

- Crurales: se localizan por la cara externa de los pedúnculos cerebrales, por fuera del hipocampo. Por delante se comunican con las cisternas interpeduncular y quiasmática, mientras que por detrás lo hacen con la ambiens.

- Ambiens: el tentorio cerebeloso las divide en una porción supra y otra infratentorial. Esta límitada por la cara externa de la protuberancia/pedúnculos cerebelosos y por los lóbulos cerebrales adyacentes. Se comunica hacia delante con las cisternas crurales, pontina y pontocerebelosa; por atrás, lo hace con la cuadrigeminal y ambiens. 

- Cuadrigeminal: limitada por abajo por los tubérculos cuadrigeminales y el cuerpo pineal, por detrás con el vermis, la cisura vermiana superior, el tentorio y el atrio ventricular. Se comunica por delante con la cisterna ambiens, las del velo interpuesto y del cuerpo calloso. La glándula pineal se proyecta en el interior de esta cisterna. 


Cisternas del grupo III:
- Retrotalámicas, retropulvinares o ala de ambiens: por detrás del pulvinar y del tálamo óptico. Se comunica por delante con la cisterna cuadrigémina y la cisterna del velo interpuesto (más superior); hacia abajo también se comunica con la ambiens. 

- Del velo interpuesto (subtrigonal): desde la parte superior de la cisterna retropulvinar hacia delante. Su extensión hacia atrás constituye la denominada “cisterna de Galeno”; hacia delante. La cisterna del velo interpuesto contiene la vena cerebral interna y la vena de Galeno, acompañándose en su trayecto de la tela coroidea superior. 

- Del cuerpo calloso: situado entre el borde inferior de la hoz del cerebro, la cara superior del cuerpo calloso y las caras internas de los hemisferios cerebrales. Se divide en tres partes y se comunica con la cisterna de la lámina terminal y von la cisterna cuadrigeminal.


Cisternas cuadrigeminales:
- Quiasmática: asentada sobre el diafragma selar. Se comunica con la cisterna de la lámina terminal, con ambas cisternas silvianas y la cisterna interpeduncular. Contiene el quiasma, las cintillas y nervios ópticos, el tuber cinereu con el infundíbulo y el tallo hipofisario, así como la parte anterior del polígono de Willis; también contiene venas. 

- Lámina terminal: se extiende a partir de la porción anterosuperior de la cisterna quiasmática. 

- Silviana: en la cisura de Silvio, comunicándose con la cisterna quiasmática. Contiene a la arteria cerebral media (silviana).

No hay comentarios:

Publicar un comentario