martes, 2 de octubre de 2012

Multimodality assessment of esophageal cancer: preoperative staging and monitoring of response to therapy.

Ecoendoscopia muestra un nódulo (*) que penetra en la muscularis propria (puntas de flecha).

 Hoy hablaremos de un artículo que trata sobre el manejo de los pacientes con neoplasia de esófago, su estadiaje y la utilidad que se le puede sacar, a tal efecto, a las técnicas de las que disponemos en la acualidad.  

La función fundamental del TC en el estudio de la neoplasia de esófago será descartar que exista invasión de las estructuras vecinas (T4), en cuyo caso, el paciente no será candidato a tratamiento quirúrgico (estaríamos ante, como mínimo, un estadío III, en el que la opción terapéutica de elección será quimio-radioterapia neoadyuvante con o sin cirugía; ver tabla). Los criterios consideradosde invasión son:
a) Pérdida de planos grasos entre el tumor y las estructuras adyacentes (aunque este signo no es fiable en un paciente expuesto a radioterapia o a una cirugía, o en el caquéctico).
b) Desplazamiento o indentación de otras estructuras mediastínicas.



Asimismo, Cualquier engrosamiento parietal mayor de 5 mm en TC es considerado anormal (sensibilidad del 90% parala detección de masa mayores de 1cm), no obstante, esta técnica no permite diferenciar entre los T1, T2 o T3.

La ecoendoscopia es considerada el mejor método diagnóstico para el estadiaje T.

Por su parte, el FDG-PET, tiene una elevada sensibilidad en el diagnóstico de la neoplasia primaria de esófago (mayor que la del TC), aunque un papel limitado en el estadiaje T. En cuanto al estadiaje N, el TC es la herramienta más usada, teniendo en cuenta como criterio considerar patológicas todas aquellas adenopatías mayores de 1cm (en cadenas supraclaviculares, a partir de 5 mm). Sin embargo, el FDG-PET es mejor en la detección de adenopatías a distancia (sensibilidad 90%) que las locorregionales (S:51%), es por eso que la mejor opción es una técnica combinada (PET-TC).

Como consideración importante dentro del estadiaje N del cáncer de esófago, no se considerara N1 sino M1, los siguientes casos:
1. Adenopatía cervicales en la neoplasia del tercio superior del esófago torácico (M1a).
2. Adenopatía del cervicales o del eje celíaco en las del tercio medio (M1b).
3. Adenopatía del eje celíaco en el tercio inferior (M1a).

A grandes rasgos, M1a indicará metástasis nodal, mientras que M1b aludirá a una metástasisen un órgano a distancia.


De cara al seguimiento post-tratamiento, el problema asociado al TC será la dificultad para la recidiva tumoral de los cambios inflamatorios o el tejido cicatricial producido por la terapia neoadyuvante. En el caso de la FDG-PET, estaremos ante la mejor técnica para el seguimiento, llegando a correlacionarse sus hallazgos con el índice de supervivencia del paciente según algunos estudios.


Fuente: Tae Jung Kim, Hyae Young Kim, Kyung Won Lee, and Moon Soo Kim. Multimodality Assessment of Esophageal Cancer: Preoperative Staging and Monitoring of Response to Therapy Radiographics March-April 2009 29:2 403-421; doi:10.1148/rg.292085106.

No hay comentarios:

Publicar un comentario