domingo, 9 de septiembre de 2012

El informe radiológico: estilo y contenido (II).

http://veronicabecquergalvez.blogspot.com.es/2011/06/caracteristicas-mas-importantes-que-se.html

Nos encontramos ante la segunda parte del artículo de Luis Martí-Bonmatí et al sobre las características deseables para un informe radiológico. Dichas características equivalen, según los autores, a "las 6 Cs":

- Claro.
- Correcto.
- Conciso.
- Completo.
- Consistente.
- lleno de Conocimiento.

(Cada uno de estos puntos esta desarrollado en todo un apartado del trabajo).

La radiología tiene una importancia fundamental para la práctica médica, pese a que puede no ser valorado en su justa medida en ocasiones. La mejor forma que tienen los profesionales de esta especialidad para reivindicar ese papel prominente es a través de la elaboración de informes radiológicos que se ciñan a las características anteriormente citadas. Asimismo, a criterio de los autores, todas las pruebas de imagen deberían tener su informe correspondiente, no pudiendo considerarse completas en caso contrario.

En cuanto a la "calidad global del informe" existe disparidad entre el léxico, estructura y estilo entre los informes elaborados por radiólogos diferentes, además de numerosas incongruencias:

- Los informes no responden a la justicación clínica.
- Contienen erores clínicamente relevantes.
- Presencia de términos ambiguos y no estandarizados.
- No llegan al clínico en el tiempo adecuado.

Algunos de los consejos propuestos para mejorar la calidad de los informes incluye definir exactamente los diagnósticos cuando sea posible, eludiendo dudar sistemáticamente con expresiones como "compatible con..." o "parece tratarse de...". No obstante, será lícito expresar cierto grado de incerteza cuando se evalue los resultados de pruebas de baja sensibilidad. 

La detección, dentro de las imágenes representativas, de muchos de los hallazgos definidos en la descripción del radiólogo debería ser sencilla; para ello, se puede recurrir a recursos como el puntero informático. 

En lo referente a la estructura, conviene tener claro que un informe debe incluir toda la información relevante al hallazgo encontrado, cuantificando las lesiones en su extensión y severidad, los diámetros mayores de las lesiones relevantes y graduando la importancia o gravedad de cada hallazgo (tamaño, localización y la categorización TNM radiológica en estudios de extensión).

El artículo continúa hablando sobre algunos de los deberes éticos del radiólogo, entre los cuales se incluye no delegar en el clínico de cara a decidir si una prueba diagnóstica  complementaria o de seguimiento es conveniente ("A correlacionar con datos clínicos"), evitando recomendar más exploraciones cuando no se disponga de la historia clínica ni radiológica, con el fin de evitar duplicaciones. Recuerda lo importante que resulta no remarcar la omisión de algún hallazgo en informes previos, así como escapar del desprestigio gratuito de la acción diagnóstica o terapéutica del facultativo solicitante.

Para terminar conel apartado de estructura, es razonable pensar que las conclusiones se ordenarán en función de su importancia, debiendo integrar los resultados de nuestra exploración con los de otras realizadas anteriormente, así como con los datos clínicos de los que disponemos. Estableceremos el diagnóstico más probable, no estableciendo más de dos diagnósticos alternativos en caso de duda.

Fuente: Martí-Bonmatí L,  Tardáguilab F, Bonmatí J. El informe radiológico: estilo y contenido (II). Radiología 2004;46(4):199-202.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada